Posteado por:
Lizzy
Administrador



Yogar ocular






El yoga ocular es una terapia natural que consiste en realizar una serie de ejercicios para entrenar los músculos de los ojos y recuperar la visión perdida de forma permanente. Según explican los expertos en este método cualquier persona cuyos ojos estén sanos puede mejorar su capacidad visual sin recurrir al uso de gafas o lentes de contacto, y sin necesidad de someterse a una intervención quirúrgica.


Esta terapia, que tiene su origen en el trabajo del oftalmólogo estadounidense William H. Bates (1.860-1.931), que hace casi 100 años creo el método de Entrenamiento Visual o Mejora Natural de la Visión, se denomina yoga ocular porque se considera que la tensión mental y física es la principal responsable de la pérdida de visión y su objetivo es relajar ambos tipos de tensión, y recuperar y rehabilitar la función ocular que se ha deteriorado debido a un estilo de vida y unos hábitos de visión inadecuados.


El yoga ocular está indicado para corregir defectos visuales como miopía, hipermetropía, astigmatismo, presbicia (vista cansada) o estrabismo, y puede practicarlo cualquier persona a partir de los siete años de edad. Los niños, siempre y cuando estén motivados y realicen los ejercicios correctamente, son los que más rápido mejoran.



Beneficios del yoga ocular



Partiendo del Método Bates, que se basa en la limpieza y cuidado de los ojos, la relajación, la percepción de las necesidades de los ojos en cada momento, la tonificación de los músculos oculares, y la acomodación de la visión, se han ido incorporado diferentes tablas de ejercicios, y existen centros especializados donde es posible recibir un curso de yoga ocular, que suele durar entre cuatro y seis meses y normalmente se realiza en grupo.


El objetivo del yoga ocular es relajar la tensión de los ojos, y recuperar y rehabilitar la función ocular que se ha deteriorado debido a un estilo de vida y unos hábitos de visión inadecuados


Los principales beneficios del yoga ocular para la vista son:

Recuperación y mantenimiento de la agudeza visual.

Mayor irrigación sanguínea en la zona.

Relajación y eliminación de tensiones y estrés, tanto a nivel físico como mental.

Tonificación de la musculatura ocular, que adquiere fortaleza y elasticidad.

Reeducación de la visión mediante ejercicios de acomodación, que favorecen la respuesta correcta de los ojos a los diferentes estímulos.

Desarrollo de la sensibilidad ocular.

Adquisición de buenos hábitos visuales, lo que permite las mejoras conseguidas se mantengan en el tiempo sin necesidad de seguir repitiendo los ejercicios.

0 Comentarios


Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.

Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!
Ir al cielo