Posteado por:
Lizzy
Administrador



Pavo, proteínas de calidad





Beneficios de la carne de pavo y características nutricionales



Protagonista indiscutible de la cena del día de Acción de Gracias, el pavo es un alimento que bien merece un lugar privilegiado en nuestra lista de la compra, ya que se trata de un producto muy sano y apetecible que, además, puede adquirirse a buen precio. “Las ventajas de este tipo de carne son muchas, ya que es rica en proteínas de alto valor biológico, así como vitaminas del grupo B”, confirma Jorge Ibarra, nutricionista y dietista de iNutralia.

La carne del pavo tiene como componente principal el agua, ya que se presenta alrededor del 75% de su composición, “lo que hace que sea un alimento con pocas calorías, pues aproximadamente una ración aporta 161 kcal. Le siguen sus proteínas de alto valor biológico, es decir, que contiene todos los aminoácidos esenciales que nuestro organismo necesita. Además, tiene poco contenido de grasa y de colesterol, lo que convierte al pavo en una de las mejores carnes magras del mercado”, detalla Ibarra, quien añade que “para consumir la menor grasa posible es importante retirar la piel, ya que es la parte donde más lípidos se concentran”.

Entre los minerales que componen el pavo destacan el magnesio, el zinc, el potasio, el fósforo y el selenio. Por su parte, en el apartado de vitaminas destacan las del grupo B, como la niacina, vitamina B6 y B12. Además, contiene pequeñas cantidades de ácido fólico y tan sólo trazas de vitaminas liposolubles.



Comparación de las carnes más consumidas


A diferencia de otras carnes más habituales en nuestra despensa, como la de pollo, la cantidad de grasa y colesterol del pavo es menor, aunque su contenido en hierro es más bajo que en el resto de carnes magras, sin olvidar que a nivel proteico cualquier carne es rica en proteínas.


Puestos a elegir, “si comparamos por 100 g cada una de las carnes más consumidas a nivel nutricional, la pechuga de pavo contiene menos calorías, grasa y colesterol que el resto”, asegura Ibarra, quien aconseja que “debemos elegir los cortes magros de este tipo de carne, en el caso de las aves la pechuga, y en el caso de la ternera o el cerdo el lomo y solomillo”.



0 Comentarios


Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.

Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!
Ir al cielo