Posteado por:
Lizzy
Administrador



Laurel





Alivia las digestiones pesadas, previene la acidez y reduce los gases. Pero, además, el laurel sirve para tratar afecciones del aparato respiratorio, es diurético, y hasta se emplea para elaborar productos cosméticos.


Origen y composición del laurel


El laurel es una planta originaria de la zona Mediterránea donde crece en los lugares más húmedos y sombreados. Se trata de un árbol de la familia de las lauráceas, que es el mismo grupo al que pertenecen otros árboles que dan frutos tan conocidos como son el aguacate, la canela o el alcanfor. Es una planta fácil de encontrar y cultivar, siempre que se proteja de las heladas y de un sol excesivo que pueda secar sus hojas.

En las antiguas Grecia y Roma coronaba a los guerreros y emperadores más valientes, así como a los atletas vencedores en las pruebas típicas de esta época –seguro que os suena haberlo visto en los cómic de Asterix o las pelis de Julio César–, siendo un claro distintivo de victoria y una especie de protección contra los malos espíritus.

En la actualidad, aunque la cocina sea la primera aplicación en la que pensamos cuando nombramos el laurel –especialmente como aromatizante de numerosos guisos–, ésta no es la única posibilidad que ofrece, ya que también tiene numerosas propiedades para nuestra salud. Esto se debe a que en su composición están presentes sustancias muy beneficiosas como los antioxidantes o minerales –tales como potasio, fósforo, calcio y magnesio–, además de ser bactericida y rico en ácidos grasos orgánicos, ácido fólico, fibra y vitaminas B6 y C, entre otros.

Por todo ello, el laurel es una planta muy recurrente para tratar de atajar problemas digestivos, falta de apetito e incluso afecciones del aparato respiratorio. No obstante, para cualquier uso médico que queramos darle siempre es conveniente consultar antes con un experto, ya que, por ejemplo, un consumo excesivo podría resultar contraproducente para nuestro estómago, así como confundir el laurel (laurus nobilis) con el laurel-cerezo, cuya ingestión es tóxica para las personas. Incluso un contacto prolongado con la piel (en su uso tópico) puede derivar en una dermatitis.


Beneficios y propiedades del laurel





Dos de sus componentes, el cineol y el eugenol, son los que le otorgan al laurel su propiedad principal: facilitar las digestiones, así como prevenir la acidez y reducir los gases presentes en el conducto digestivo y que tantas molestias ocasionan.

Estos mismos principios activos también tienen la propiedad de mejorar y estimular el apetito por lo que, en ciertos tratamientos de fitoterapia destinados a personas que necesitan ganar peso, se recomiendan las infusiones de laurel antes de las comidas principales.

Además de esto, el laurel tiene efectos bactericidas, antisépticos, expectorantes y antiinflamatorios por lo que está recomendado para las afecciones del aparato respiratorio como, por ejemplo, gripe, faringitis o bronquitis.

Esta planta también es beneficiosa para los riñones porque es diurética y sudorífera –favorece la eliminación de líquidos– por lo que es frecuente su uso en dietas de adelgazamiento.

Pero además, a través de dicha eliminación de líquidos no sólo eliminamos toxinas sino que reducimos la presencia en nuestro organismo del ácido úrico, por lo que el laurel resulta beneficioso para aquellas personas con problemas circulatorios, o bien para las que padecen gota o enfermedades hepáticas.

También puede usarse de forma tópica para regenerar la epidermis o para tratar ciertas afecciones de la piel causadas por hongos, así como para contusiones, quemaduras, úlceras, abcesos o acné.


Otras aplicaciones del laurel


A parte de las ya comentadas, el laurel puede ser usado con otros fines, como por ejemplo:


Regulación del flujo menstrual, tanto para los flujos muy abundantes como para los reducidos.

Como estimulante, se emplea en aquellos casos de fatiga y en los que es necesario reactivar el tono muscular.

Alivio de las infecciones bucales.

Reducción del estrés y la ansiedad.

Antirreumático y beneficioso en casos de arteriosclerosis.

0 Comentarios


Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.

Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!
Ir al cielo