Posteado por:
Lizzy
Administrador



Características del gato persa






El gato persa es un animal elegante y bello, muy popular entre los aficionados a los concursos de belleza; y puede que sea la raza felina que más variedad de colores presenta, ya que podemos encontrar pelajes de casi todos ellos: desde el blanco al negro, pasando por dorados o grises en formato monocolor, bicolor, o tricolor.

Es fácil reconocer al gato persa por sus características físicas: pelo largo, extremadamente suave y frondoso, una nariz pequeña y achatada, y ojos enormes, brillantes y expresivos, en una cabeza bastante redondeada. Sus orejas, que son diminutas si las comparamos con el resto del robusto cuerpo, suelen tener la punta redondeada y estar inclinadas hacia delante. Sus patas son generalmente cortas y anchas, acabadas en garras grandes, fuertes y redondeadas.

Según el Club Felino de Madrid (CFM), asociación sin animo de lucro fundada hace más de 30 años por amantes de los gatos, el gato persa es el más adecuado para los que buscan sumar a su familia un animal dócil y tranquilo. Además, la persa es una raza que se adapta fácilmente a la vida familiar ya que, aunque necesita más cuidados a nivel de cepillado, el resto serán los mismos cuidados que los de cualquier otro gato. Eso sí, los gatos persas no se caracterizan por una gran longevidad, ya que su esperanza media de vida ronda los 13 años, frente a los 16 de otras razas.

En cuanto a su origen, diversas fuentes sitúan al gato persa como una de las razas felinas más antiguas, y ponen el punto de partida en el actual Irán (antigua Persia). Sin embargo, no está clara la fecha exacta de su aparición, y únicamente se tiene constancia de que fue en el siglo XVII cuando los primeros ejemplares llegaron a Europa para satisfacer las demandas de la aristocracia de la época, que veía en ellos un animal exótico de gran belleza.


Comportamiento del gato persa


Según la experiencia de Violeta León Mateos, veterinaria del Centro Veterinario Diego de León, “el temperamento del gato persa es buenísimo: son gatos muy dóciles y sociables, cariñosos, menos independientes que otras razas (les gusta más el contacto con el ser humano), muy buenos con los niños…”. Y añade que, como todo, “depende de cada gato”, pero generalizando la veterinaria la define como “una raza noble y de buen carácter”.

Aunque como a otros gatos, al persa le gustan los mimos y ser acariciados, no es felino que solicite una atención continua por parte de su dueño. Tranquilos y poco maulladores, no son mascotas muy activas ni dadas al movimiento, si no más bien algo perezosos, siendo habitual que le cojan cariño a determinadas zonas de la casa donde pueden pasar un buen rato sin moverse.

0 Comentarios


Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.

Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!
Ir al cielo