Posteado por:
Lizzy
Administrador



Cómo utilizar bien el aguinaldo






Ha llegado la época del año en que recibimos nuestro aguinaldo, que es la compensación proporcional a nuestro salario, estipulada por la Ley Federal del Trabajo como gratificación por nuestro esfuerzo y desempeño durante doce meses.

Es un momento también para planear con cuidado el fin que le destinaremos a este ingreso extra. La planeación es fundamental, en particular en tiempos de volatilidad financiera, por lo que debemos analizar nuestras posibilidades y administrar nuestro aguinaldo para evitar la afamada y temida cuesta de enero.

Lo primero

Al realizar la planeación de gastos de fin de año debemos jerarquizar nuestras necesidades a fin de dar prioridad a las cosas que nos resulten más relevantes a largo plazo.

Es importante reconocer y recordar que durante las fiestas de fin de año, estaremos expuestos a un sinnúmero de tentaciones de gastos. Por ello conviene tomarse un tiempo para pensar cuáles de éstas son trascendentes y cuáles son prescindibles.

A continuación proponemos una lista modelo que ordena el destino de nuestro dinero, de acuerdo con las necesidades más frecuentes:

Salud. En primer lugar, debemos considerar si en nuestra familia se requiere de algún servicio de salud que puede ser correctivo (una intervención quirúrgica, una hospitalización, un tratamiento) o preventivo (estudios de laboratorio, chequeos anuales, etcétera), o si es el momento de adquirir un seguro médico privado.

Deudas. Es recomendable destinar parte de nuestro aguinaldo para liquidar nuestras deudas, si es que las tenemos o reducirlas tanto como se pueda.

Gastos necesarios. En esta categoría pueden entrar obras de reparación o mantenimiento de nuestra casa o automóvil. También podemos incluir los gastos inevitables que vendrán en los próximos meses: pago de tenencia vehicular, declaración anual de impuestos, etcétera.

Ahorro. Después de haber destinado nuestro aguinaldo para cubrir estas necesidades, podemos pensar, si se tiene la posibilidad, en ahorrar una parte.

Satisfactores no preponderantes. Finalmente, una vez que hemos considerado los gastos más importantes que tendremos que hacer, podemos darnos gustos y lujos de acuerdo con nuestras posibilidades. En esta categoría entran los regalos de fin de año o los viajes de placer.

Debemos tener siempre en mente nuestros objetivos y no caer en conductas impulsivas de las que nos arrepentiremos después.

Comprar de forma inteligente Planificar nuestros gastos no quiere decir restringirse por completo de cualquier gasto. Las fiestas decembrinas nos invitan a compartir nuestros ingresos con nuestros seres queridos; sin embargo, es recomendable considerar las siguientes medidas:

Comparar precios. Cuando nos dispongamos a comprar regalos como juguetes, ropa y calzado, lo mejor es pensar en el monto que destinaremos para cada cosa y ponernos un límite máximo de gasto por regalo. Es recomendable acudir a las tiendas con anticipación, sin la intención de comprar en ese momento, sino con la finalidad de darse una idea de los precios y poder comparar lo que ofrecen distintos establecimientos.

Solicitar comprobantes. Otra medida importante que debemos recordar al hacer nuestras compras de fin de año es solicitar recibos, facturas o garantías (según sea el caso) de nuestras adquisiciones. Esto se debe hacer con la finalidad de estar seguros de que el producto que compramos está respaldado en caso de cualquier desperfecto. Aprovechemos: podemos deducir algunos de estos gastos de nuestro pago de impuestos.

Utilizar las tarjetas de crédito estratégicamente. Cuando decidamos realizar nuestras compras pagando con tarjeta de crédito hay que estar atentos de aprovechar descuentos y promociones a meses sin intereses, además de ser cuidadosos de no excedernos. De suerte que, nuestros gastos no sobrepasen nuestras posibilidades de pago.

Los propósitos de año comienzan hoy

Aunque tradicionalmente es en enero cuando nos disponemos a pensar en nuestros buenos deseos y propósitos para el año que empieza, resulta más útil comenzar desde ahora y administrar nuestro aguinaldo en función de éstos. Mientras mejor administremos nuestros recursos, mayor tranquilidad tendremos durante las fiestas que se avecinan y los meses que les siguen.

0 Comentarios


Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.

Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!
Ir al cielo